Saltear al contenido principal

Enoturismo emocional, ¿es que las viñas lloran?….

Si que lloran, y no de pena precisamente (aunque bien podrían hacerlo este año si no llueve un poco).

Viéndolo desde el lado poético, que lo tiene, lloran porque “vuelven” a la vida y esas “lágrimas” que llegan todos los años con la Primavera, no son sino el anuncio de lo que vendrá después, una brotación que en unos meses cambiará de nuevo el paisaje austero del invierno, para llenarlo de una explosión de  verde y frescura.

Una excusa más para visitar La Rioja, el pasear entre viñedos en esta época supone un espectáculo maravilloso, cientos de cepas cuyas lágrimas brillan al sol, en un juego de transparencias increíble.

Para los que somos de pueblo de viña, y hemos vivido este proceso desde pequeños, el lloro tiene algo de mágico, pues mi padre me ha hablado siempre con tal cariño de las cepas que a una se le antojaba este gesto de llorar un poco humano.

Desde un punto de vista técnico, el lloro de la vid, no es sino una etapa más de su ciclo. Normalmente la viña se poda en invierno cuando está en  su parada vegetativa; cuando pasado el frío comienzan a subir las temperaturas (se suele decir que varios días por encima de 10ºC desencadenan el proceso), comienza de nuevo su ritmo biológico, y debido a esta actividad la savia que circula de nuevo, exuda por la zona de corte, produciendo esas “lágrimas”.

Así explicado parece un proceso sencillo, un paso más hasta la vendimia, pero el viticultor que siempre mira al cielo, no puede evitar temblar un poco al ver la viña brotar, y pensar si una helada tardía no se llevará por delante las tiernas yemas, y dará al traste con la cosecha.

Cuando se está tratando día a día de sacar lo mejor y más puro de un viñedo, el acercarte a una cepa llorando es como un acto de complicidad más con ella, al fin y al cabo es vida, y la vida siempre es alegría..

Amigos, os dejo unas fotos que ha hecho Eugenia este fin de semana en las viñas que rodean la bodega, ¿no os parecen preciosas?..¿a vosotros también os llama la atención este proceso de la vid?

[slideshow]

¡Ah! y como curiosidad deciros que las “lágrimas de cepa”, o la savia, se ha utilizado desde la antigüedad para curar irritaciones de la piel y sobre todo afecciones oculares, pues posee propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes. Los componentes; agua, sales minerales y ácidos entre otros..natural 100%.

Eva Valgañón. Enóloga de la bodega

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Volver arriba