Saltear al contenido principal

Entrevista a Javier Arizcuren, arquitecto del proyecto

Entrevista realizada a Javier Arizcuren, arquitecto del proyecto Finca de los Arandinos aparecida en la revista Hostelpro el pasado mes de Junio.

Luz, calma, exuberancia paisajística del entorno… ¿Cómo se integra en una bodega un centro turístico, enológico y gastronómico? ¿Qué valor debe predominar?

Luz, calma, paisaje de viñedo… son conceptos comunes en todas las actividades que se desarrollan en el edificio; es lo que buscan los visitantes del hotel, pero también es lo que el vino necesita (calma) y de donde éste procede (viñedo).

Todos los espacios participan de la misma idea que ha generado la totalidad del proyecto, la de permitir a la arquitectura desarrollar un papel unificador de las actividades propias de la bodega con los placeres inherentes a la estancia en un hotel de 4 estrellas y el paisaje de viñedos del entorno inmediato.

Por eso el proyecto cuanta con un único edificio que engloba la totalidad de usos, e incluso estos usos se entremezclan para conseguir diluir los límites aprorísticos entre ellos.

Y por eso ningún valor predomina; el propietario suele bromear diciendo que no sabe si tiene una bodega con un hotel o un hotel en cuyo interior existe una pequeña bodega.

Vista de la triple altura: restaurante en planta sótano, recepción en planta baja y habitaciones en plata primera.

¿Cómo se transmite con la arquitectura la sensación de alojarse en una bodega? ¿Qué elementos arquitectónicos contribuyen a ello?

Quizá la sensación de alojarte en una bodega se consigue en momentos puntuales, al acceder y ver la nave de barricas a través del espacio a triple altura o cuando al final del pasillo de las cuatro habitaciones, la sala de catas ejerce como mirador hacia la nave de elaboración.

Resulta más radical la apuesta por hacer permanente la sensación de estar en un paisaje de viñedos en La Rioja, un paisaje bellísimo que cambia con las estaciones. Por la inmediatez de los viñedos propios de la bodega, es posible ver e incluso participar en alguna de las diferentes tareas agrícolas que durante todo el año se realizan en estos viñedos.

Evidentemente las grandes superficies acristaladas son fundamentales para este objetivo de integración del exterior en el interior del edificio, con un doble juego, hacia el paisaje lejano, ventanales puntuales que enmarcan determinadas zonas consiguiéndose una visión estática, como de lienzo colgado en la pared. Hacia el paisaje cercano, el del viñedo propio, una superficie corrida de vidrio permite percibir de manera más dinámica lo que acontece al exterior, es como si el límite, el cerramiento, desapareciese.

Hormigón, metal y vidrio, ¿por qué estos materiales, colores y formas? ¿Qué otros componentes destacan en la Bodega-Hotel Finca de los Arandinos?

El vidrio ya ha quedado comentado, hormigón por representar la absoluta inexistencia de artificio que es propia de la naturaleza, convirtiendo los elementos estructurales del edificio en componentes expresivos de la imagen final del mismo.

También destacaría la utilización de mortero de cal y de los muros de mampostería ejecutados con piedra de la propia finca.

¿Obedece la disposición de la planta a algún criterio en particular? ¿Bajo qué premisas se han dispuesto los diferentes espacios? (comedor, habitaciones, zonas de relax…)

Obedece a la preexistencia de un “cantarral” con esa forma en la finca que no es otra cosa que el conjunto de piedras depositado por los agricultores en el límite de una parcela para facilitar las labores de cultivo. Esa línea quebrada de elementos constructivos en potencia como son las piedras, me llamó poderosamente la atención y me recordó a las construcciones autóctonas de los pueblos cercanos, a los cercados de corrales y fincas.

Por eso decidí utilizar no sólo esas piedras sino también hacerlo en el mismo lugar donde los agricultores las habían ido depositando en un trabajo quizá de siglos de tal forma que el edificio rindiese homenaje y tributo a dicho trabajo.

Los espacios se han dispuesto de manera centrífuga a partir del hueco en triple altura, amoldándose a la topografía de la parcela para obtener las mejores vistas del entorno y proteger de los vientos del noroeste.

Independientemente de lo sostenible que pueda ser la propuesta, ¿por qué el proyecto es energéticamente eficaz?

Es un proyecto sostenible no sólo en lo energético (se han utilizado calderas de cogeneración, galería ventilada para captación solar en invierno, etc.), lo es también en lo social y económico porque supone una inversión en el medio rural,  con creación de sus puestos de trabajo directos e indirectos; su restaurante “Tierra” participa en la filosofía de “Km 0” y la mayor parte de los productos son de proveedores locales.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Volver arriba
Abrir chat
Hola!
Estamos aquí para solucionar todas tus dudas respecto a la tienda online :)