Saltear al contenido principal

Los nuevos restaurantes de hotel

articulo-restaurantes-portadaSuelen ir de la mano: hotel con su restaurante, o restaurante con su hotel, pero lo cierto es que desde hace un tiempo, aunque comparten espacio, las personalidades de ambos establecimientos se ven más diferenciadas.

Era tradicional la dependencia del restaurante respecto del negocio hotelero donde se ubicaba. Como si de una fagocitosis se tratara, la gastronomía quedaba bajo el ala protectora y apabullante del gran hotel.

Además existía la creencia de que en los restaurantes dentro de hotel uno no encontraría gastronomía elaborada, de calidad y sabrosa. Claro, muchas veces se ponía más empeño en que los clientes durmiesen en una cómoda habitación, con un gran baño, vistas bonitas,… pero el servicio de restauración no se tomaba en cuenta en la valoración. Seguramente porque en la mayoría de los casos el cliente prefería salir del hotel y comer o cenar en cualquiera de los variados establecimientos circundantes,  porque ellos sí ponían énfasis en la comida.

Al final era un círculo vicioso. No ceno en el hotel porque otros establecimientos me ofrecen una gastronomía más cuidada, y del otro lado, los hoteles no se esmeraban en su sub-negocio porque los clientes preferían salir fuera del mismo.

Incluso las antiguas cadenas y hoteles de lujo abogaban más por la instalación de un café, un salón de fiestas y casino o un balneario antes que un restaurante.

En el ámbito puramente alimentario, la gastronomía que se ofrecía también era diferente. Se caracterizaba por ser comida “afrancesada” y con aires de grandeza, o por el contrario muy casera para salir del paso.

La decoración también acompañaba esta filosofía: grandes salones, lámparas de araña, ambientes fríos pero repletos de cuadros, jarrones,… hasta algún piano de cola.

_MG_0798-1

 Pues bien, todo ello hace tiempo que dejó de ser así, por fortuna. No en todos los casos claro, porque los procesos son lentos y las cosas que están fuertemente arraigadas cuesta ir introduciendo las modificaciones.

Pero poco a poco los hoteles han ido dando su lugar al restaurante que albergaban, con personalidad y cierta independencia (en algunos casos tanta que ya no sabemos si forman parte de la misma empresa, ¡o si tan siquiera hay un hotel sobre él!).

Los empresarios hoteleros vieron la posibilidad de reforzar el servicio de sus establecimientos y el espacio gastronómico de los mismos se fue llenando de grandes nombres, a los cuales se encargaba la tarea nada fácil de cambiar la concepción sobre esos antiguos restaurantes bajo hotel.

Realmente el cambio ya está en que no es necesario estar alojado en el hotel para hacer uso de este servicio, sino que el restaurante tiene por si el “tirón” suficiente para ser atractivo y abierto al público en general.

Éste es el momento en que disponer de un buen restaurante reporta al hotel un estatus superior, por lo que le interesa y mucho mantenerlo.

Respecto a la gastronomía, cada vez más se valora el producto local, de calidad, preparado con esmero y contando con profesionales creativos y bien formados en sus cocinas. Equipos de sala que hablan varios idiomas, uniformados pero más informales (nada de pajaritas).

 

Y cuyas salas y salones son una prolongación de esa filosofía que parte desde la cocina: calidez, cercanía, gusto por el detalle sin recargar y por qué no, excelencia.

INT RESTAURANTE 4 INT RESTAURANTE 6

Para dignificar definitivamente la oferta gastronómico-hostelera en La Rioja se ha creado el club de producto “Gastrohoteles” entre los cuales los encontramos. Está formado por un grupo de hoteles-restaurante o restaurante-hotel a los que nos une un objetivo común: promocionar la gastronomía local de calidad. Cada uno en su estilo, unos más rurales, otros más modernos y otros más eclécticos.

GASTROHOTELES-OK

Actualmente algunos de los mejores restaurantes de España se hallan en hoteles, y el que lleva la batuta a veces es el primero ¡cómo hemos cambiado!.

Por Diego Rodríguez, Chef de “Tierra”, en Finca de los Arandinos.

Diego Rodríguez

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Volver arriba